Clima Organizacional

El ambiente interno que existe entre las personas que componen un equipo condiciona íntimamente su nivel de motivación y, a la vez, la motivación de las personas influye sobre el ambiente interno del equipo.

Este planteamiento es relevante debido al fuerte implacto que el clima organizacional tiene en la productividad y la eficacia que tiene la organización para lograr sus metas. La construcción de un clima organizacional sano, facilita la eficiencia y eficacia de la organización.

Las organizaciones comprometidas con la mejora, mantienen una alerta alrededor del contexto y los procesos en los que el clima organizacional es de gran relevancia tanto en los procesos como en lo resultados.

Anticiparse a situaciones que compromentan la calidad del clima organizacional mediante acciones preventivas exige entender las variables que actúan como telón de fondo sobre las que, en su caso, podemos intervenir.

Así podemos distinguir tres niveles de intervención:

  • Individual.
    • Que describen tanto la satisfacción con el logro de metas, como la autonomía para realizar sus actividades.
  • Interpersonal.
    • En los que incide tanto la comunicación prosocial como la percepción respecto al apoyo recibido y sentimiento de pertenencia.
  • Organizacional.
    • Que considera el apoyo y respeto de los superiores, las recompensas, la motivación, el liderazgo y las caracteristicas operativas y estructurales de la organización.

La mejora del clima organizacional habra de dirigirse hacia que estas variables fomenten:

  • La vinculación de las personas y equipos con los objetivos organizacionales.
  • Lograr la optimización de reglas, procedimientos y trámites que estructeren los procesos mientras permiten la comunicación fuida entre las personas y equipos.
  • El compromiso con el objetivo de tarea cumplida.
  • Reducción de la distancia "emocional" entre el jefe y sus colaboradores.
  • Se refiere al comportamiento administrativo caracterizado por supervisión estrecha y el feedback bidireccional.
  • Esfuerzos para "hacer mover a la organización", y para motivar con el ejemplo. El comportamiento orientado a la tarea.
  • El equilibrio entre la autonomía en las decisiones y el compromiso con los resultados.
  • El reconocimiento práctico y ejecutivo, del trabajo bien hecho.
  • La aceptación y receptividad de un esquema de riesgos calculados, con la finalidad de alcanzar objetivos propuestos.
  • El apoyo de la dirección y de los compañeros de equipo.
  • La descripción explicita y coherente de metas, espectativas de actuación y normas de desempeño.
  • Resolución eficiente de conflictos.
  • Sentimiento pertenencia y aporte a la organización.

Contacto

Puede contactarnos a través de nuestro formulario de contacto.

Oferta de cursos

Para conocer más sobre la oferta de cursos de Educaterapia contáctanos.